Existing Member?

Drawing Room Blues

Capítulo 2: L'Europe sur Place: Outside the Wall

GERMANY | Monday, 20 August 2012 | Views [646]

Ah, Berlín... die Hauptstadt von Deutschland, e irónicamente quizás una de las ciudades menos alemanas del país, al menos según lo que oí, y creo que también según lo que vi también. A Berlín llegamos procedentes de Hamburgo, y rápidamente nos dimos a la tarea de llegar al hostal para esta ciudad. Lamentablemente, yo cometí un error de apreciación a la hora de reservar, y terminé reservando en un hostal que estaba bastante lejos del centro, y que realmente no resultó ser un hostal, pero la verdad estuvo bien, teníamos una habitación privada por un muy buen precio, y teníamos cocina, por lo tanto, decidí economizar un poco con una de mis recetas estelares: pasta con pesto, con pesto ya listo. Ese día veníamos un poco cansados y llegamos un poco tarde, entonces decidimos simplemente quedarnos birreando en el hostal con unas birras que compramos en el súper, mientras Ledezma y yo teníamos largas conversaciones sobre cómo arreglar el mundo.

Para el día siguiente, decidimos volver a hacer uno de los Walking Free Tours, por las razones ya mencionadas (buen bang for the buck), y aprendimos bastante de la larga historia de la capital alemana. También, por pura suerte, nos volvimos a topar con nuestras amigas uruguayas de Hamburgo, y bueno, luego del tour pues nuevamente nos fuimos a caminar con ellas para conocer algunos otros rincones de Berlín que no fueron cubiertos en el tour, como la parte más larga del muro que todavía está en pie, y que hoy tiene graffitis muy interesantes. Posteriormente nos despedimos de nuestras amigas y nos devolvimos al hostal para cenar. En una de las muestras más extremas de confianza que he visto en el viaje, el dueño del hostal nos dejó todo el lugar para nosotros solos, pues dijo que se iba a navegar y que nadie más llegaba el fin de semana. Ledezma y yo nos sentimos parte de un extraño experimento social.

En Berlín también tenía planeado encontrarme con mi buen amigo Paolo, que emigró recientemente a Alemania para hacer un proyecto de doctorado en tierras teutonas. Ya en la noche nos pusimos de acuerdo con él y nos vimos, y nos lanzamos a conocer un poco la vida nocturna de Berlín. Es curioso, francamente no hicimos gran cosa mas que caminar por acá y por allá, pero realmente me gustó lo que vi, los S-Bahn que llegaban a la parada venían cargados con todo tipo de gente lista para pegarse la fiesta, incluso había un carajo que traía un boombox en un coche, y que por lo tanto llevaba la fiesta con él. Es realmente difícil de describir la energía que sentí esa noche en la ciudad, y de nuevo, sólo caminamos por aquí y por allá, no nos metimos a ningún bar ni nada, pero el paisaje en las calles era simplemente fascinante, tipas góticas, carajos punks, gente común y corriente, todos llegaban y se perdían por ahí, caminaban entre los bares, compraban birras en los mercados y se iban caminando con ellas... creo que suena como a La California o algún barrio de moda para tomar en tiquicia, y sí, tiene algo de eso, pero no sé, la gente venía como tan animada, como si fuera un festival o algo así, y simplemente era viernes en la noche. Ese espirítu de la ciudad, que resulta difícil de describir acá o en cualquier lado sin haberlo sentido, y la interesante mezcla de ciudad moderna con parques y edificios un poco más viejos, hizo que Berlín se ganara un lugar entre las tres ciudades que más me gustaron de Europa.

Para el día siguiente nos preguntamos si ir a un campo de concentración o ir a Potsdam, una ciudad cercana a Berlín donde están los palacios de la vieja realeza alemana y otros puntos de interés turístico. Al final optamos por la segunda opción, y nos reunimos con Paolo, compramos algunas cosas para hacer un picnic y nos fuimos a Potsdam. Me parece que fue una decisión acertada, realmente quedé impresionado con los castillos y bellos parques de Potsdam, hicimos un picnic en un parque muy bonito, nos paseamos por horas entre jardines, edificios históricos y agradables bosques, aunque tuvimos que buscar refugio en un momento por un aguacero fugaz que se vino. Luego regresamos a Berlín, donde fuimos a más parques cerca del castillo de Charlottensburg. Lamentablemente se hacía tarde y al día siguiente teníamos que tomar un tren muy temprano, entonces decidimos ir a cenar a un bar que se veía bastante alemán, donde comimos, nos tomamos una birrita, y nos echamos una mejenga de la Euro. El resto de la noche transcurrió sin contratiempos, bueno, si no contamos el hecho de que me caí de la cama, algo que no me pasaba desde que era un niño. Tuvimos que levantarnos muy temprano para tomar el tren hacia el siguiente destino: Holanda.

El famoso (¿o infame?) Muro de Berlín, en la parte más extensa que queda en pie.

El famoso (¿o infame?) Muro de Berlín, en la parte más extensa que queda en pie.

Tags: alemania, berlín, ledezma

 

Add your comments

(If you have a travel question, get your Answers here)

In order to avoid spam on these blogs, please enter the code you see in the image. Comments identified as spam will be deleted.


 

 

Travel Answers about Germany

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.