Existing Member?

Drawing Room Blues

Capítulo 2: L'Europe sur Place: Man next door

GERMANY | Sunday, 19 August 2012 | Views [554]

Luego de una ruta no muy ortodoxa, el siguiente destino en el viaje fue el regreso a la lógica lineal del camino. A Hamburgo llegamos procedentes de Copenhague, en un tren que nos preocupó bastante, pues debíamos hacer un cambio ya dentro de territorio alemán que nos dejaba una ventana de 6 minutos, por lo que el margen de error era muy poco. Afortunadamente, a pesar de los nervios iniciales, pudimos hacer el cambio sin mayor problema, aunque la ventana resultó ser como de 3 minutos. A nuestro hostel en Hamburgo llegamos ya muy tarde, y pues nos fuimos directamente a dormir, no sin antes darnos cuenta de que el baño del cuarto contaba con una disposición espacial quizás demasiado optimizada.

Para el día siguiente decidimos ir al Hamburg Miniature Wunderland, una de las atracciones más perseguidas por Ledezma, y donde yo también la pasé muy bien, fue realmente sorprendente ver el nivel de detalle de las maquetas del lugar, por todo lado habían pequeñas sorpresas. El aeropuerto con un tablero real de llegadas y salidas fue sencillamente impresionante, y para terminar de hacerla, dentro del lugar se hacía de noche cada cierto tiempo, lo que le daba otra cara completamente diferente a las maquetas. Ledezma salió aún más cargado de mercancía de ahí, pero con sus ya famosas habilidades para acomodar carga, logró llevarla sin mayor problema por el resto del viaje. Luego, nos reunimos con el célebre Jorge Elizondo, antiguo colega de trabajo de ambos que emigró a Hamburgo gracias a una interesante oportunidad laboral. George nos mostró un poco del Reeperbahn, el red light district de Hamburgo, donde vimos cosas a la vez chocantes e interesantes, y posteriormente nos echamos unas cervecitas en un concierto de un par de grupos indie, donde el primero resultó ser un poco muy indie, sobre todo para el exigente gusto de Ledezma. El segundo me recordó lejanamente a Sigur Ros, y estuvo bien. Esa noche tuvimos algunos problemas para regresar al hostal, dado que terminamos la reunión un poco tarde, y tuvimos la dicha de compartir con un interesante personaje de la noche, un tipo alemán que en su embriaguez resultaba molestamente amistoso.

Al día siguiente nos levantamos un poco tarde debido a nuestra salida del día anterior, y nos dirigimos a un planetario que estaba en un parque de la ciudad. Lamentablemente, el único show estaba en alemán, y aunque decidimos no amedrentarnos por el idioma e intentar entender algo, los cómodos asientos y el cielo estrellado tuvieron un efecto algo anestésico y terminamos dormidos una buena parte del show.

Para nuestro último día completo en la ciudad, decidimos tomar un “Free Walking Tour”, que son tours que funcionan a base de propinas, y que ya conocía de Barcelona. Es una manera interesante y relativamente económica de conocer un poco mejor las ciudades, y topamos también con suerte de tomar un tour en español, para variar un poco del inglés por defecto (como ya lo he dicho en otras ocasiones). El tour estuvo bien, y de paso conocimos a unas muchachas uruguayas con las que pasamos caminando el resto de la tarde, hablando un poco sobre nuestras experiencias como turistas latinoamericanos en Europa, más que todo. Esa noche jugaba la selección de Alemania contra Holanda en la Eurocopa, pero de manera un poco desafortunada quizás, esa noche también había reservado boletos para una ópera en el teatro de ópera local. La ópera estuvo bien, aunque la obra de turno resultó un poco pesada, y la introducción fue difícil de superar sin cabecear un poco. Luego de la ópera, quisimos contactar a nuestras amigas uruguayas para ir por algo de tomar, pero la logística resultó imposible por problemas telefónicos, y tuvimos que contentarnos con echarnos el resto de la mejenga en una de las pantallas gigantes en la ciudad. Afortunadamente para nosotros, y para ellos, los alemanes ganaron y las calles se llenaron de gente festejando... aunque bueno, francamente creo que en Costa Rica la fiesta hubiera sido mucho más fuerte, pero bueno, no estamos acostumbrados a victorias de ese tipo, francamente.

Y eso fue todo en Hamburgo, pues nos tocó partir con rumbo a Berlín la mañana siguiente, luego de unos ligeros malestares con nuestros compañeros de cuarto en el hostal. Hamburgo nos dejó una muy buena impresión, de una ciudad “muy alemana”, y afortunadamente su famoso mal clima nos fue favorable durante nuestra estadía.

Fotografía alternativa de una fotógrafa alternativa de un trío alternativo.

Fotografía alternativa de una fotógrafa alternativa de un trío alternativo.

Tags: alemania, hamburgo, ledezma, wunderland

 

Add your comments

(If you have a travel question, get your Answers here)

In order to avoid spam on these blogs, please enter the code you see in the image. Comments identified as spam will be deleted.


 

 

Travel Answers about Germany

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.