Existing Member?

Sentir el viento

¿Qué son las R en ecología o sustentabilidad?

ARGENTINA | Wednesday, 4 January 2017 | Views [2989]

¿Sabes qué es sustentabilidad? Según la definición de Wikipedia, “el término ‘sustentable’ proviene del latín sustentare (sustentar, defender, favorecer, apoyar, conservar, cuidar).” Y el Informe Brundtland, de 1987, dice que el uso sustentable de los recursos naturales debe “cubrir las necesidades de la generación presente sin afectar la posibilidad de las generaciones futuras de cubrir las suyas”.

El desarrollo sostenible o sustentable es una forma de crecimiento cuyo principal objetivo es el bienestar de la humanidad manteniendo un equilibrio con su entorno natural. Este tipo de desarrollo se traduce en mejoras de calidad de vida de la población, conservando el medio ambiente e inclusive revirtiendo los daños ya existentes. Asimismo, implica la armonía de un sistema formado por la economía, la sociedad y el medio ambiente.

La sustentabilidad y el principio de las R están estrechamente ligados.

Hay 3 R´s básicas, veamos cuáles son ellas:

RECICLAR

Separar los residuos de manera adecuada para su posterior reciclaje es una acción con múltiples beneficios medioambientales. Las basuras recicladas no acaban en los vertederos, cada vez más saturados, los materiales desechados se aprovechan para elaborar nuevos bienes y, por ello, se evita la extracción de nuevas materias primas y se reduce el consumo de energía en su elaboración. Al reciclar una lata de aluminio, se ahorra una cantidad de energía similar a la que consume un televisor durante tres horas. Un bien con aluminio reciclado consume un 5% de la energía que necesitaría si se basara en material virgen.

De manera similar, los consumidores también pueden practicar el compostaje, un sistema que transforma la basura orgánica en varias aplicaciones ecológicas.

REDUCIR

Recuerda que todas las acciones, por pequeñas que sean, causan un impacto que a largo plazo ayudará mucho al medio ambiente. Te invitamos a implementar estos hábitos para que poco a poco reduzcas tus desechos y seas una persona sustentable.

El resultado de la fórmula es evidente: menos bienes, menos gastos, menos explotación de los recursos naturales y menos contaminación y residuos. No hay que dejar de consumir, sino hacerlo con cabeza. Antes de adquirir un nuevo producto, conviene preguntarse si de verdad es necesario.

Los consumidores pueden reducir su impacto ambiental de muchas maneras. Al comprar, hay que evitar los productos con un empaquetado excesivo. Siempre que se pueda, hay que elegir los tamaños grandes y los productos concentrados para generar menos basuras y, a la vez, ahorrar dinero. El agua no es un bien inagotable aunque lo parezca cada vez que se abre el grifo. Diversos consejos permiten reducir su consumo sin que sufra el nivel de bienestar. De igual manera, la generación de energía supone la utilización en gran parte de combustibles que generan contaminación, como el petróleo o materiales radiactivos, y la explotación de la naturaleza. El gasto en energía también se puede disminuir en casa mediante unas cuantas pautas sencillas.

REUTILIZAR ó REUSAR

Prolongar la vida útil de los bienes contribuye al ahorro doméstico y a disminuir el impacto ambiental. Los envases o productos de usar y tirar son la antítesis de un consumo responsable y ecológico.

La reutilización es posible de muchas formas. Al hacer la compra, conviene llevar bolsas de tela o de otros materiales que permitan su uso prolongado y eviten las perjudiciales bolsas de plástico. Las baterías recargables son menos nocivas que las de un solo uso. Las hojas de papel se pueden utilizar por ambos lados y las cajas de cartón se pueden aprovechar más veces para guardar otros objetos. Los libros, los discos, la ropa, etc. se pueden intercambiar entre familiares y amigos, y tampoco está de más darse una vuelta por los mercados de segunda mano. Lo barato sale caro, no solo para el bolsillo, sino también para el medio ambiente. Los productos muy baratos de mala calidad no duran nada y acaban en la basura. En su lugar, los bien elaborados se pueden reutilizar más veces. Cuidar de manera adecuada los productos, hacer caso de las recomendaciones de los fabricantes y repararlos siempre que se pueda favorecerá que duren más. Una forma más sofisticada de reutilizar es el denominado “upcycling”, que transforma un objeto sin uso o destinado a ser un residuo en otro de igual o mayor utilidad y valor. Los consumidores logran nuevos productos y se ahorran dinero.

De ahí algunos dicen que son 5, otros 6 y algunos hasta 7 u 8. Aquí desarrollaremos las que a mi forma de ver son las más esenciales y que toda persona puede incorporar a sus hábitos ecológicos.

RECHAZAR

Los productos tóxicos, no biodegradables o no reciclables deben quedarse fuera de la lista de la compra. Este tipo de productos pueden estar en muchos ámbitos del hogar y, siempre que se pueda, hay que rechazar su uso y sustituirlos por otros más respetuosos con el medio ambiente.

Las etiquetas y la información al consumidor de los productos pueden ayudar a discernir cuáles hay que rechazar. Conocer bien los símbolos de reciclaje puede servir para saber si los materiales se recuperarán cuando acabe su vida útil.

Algunos productos tienen un gran impacto ambiental y, por ello, conviene rechazarlos. Es el caso de los artículos que utilizan CFC, causantes de la destrucción de la capa de ozono, otros que tienen una alta huella de carbono, consumen una gran cantidad de agua virtual, causan la deforestación de bosques vírgenes, se basan en el tráfico ilegal de especies amenazadas o utilizan artes de pesca ilegales, entre otros. Como posibles sustitutos, se pueden consumir los productos que garantizan la utilización sostenible de los bosques (sello FSC) o de los recursos pesqueros (sello MSC), los productos ecológicos o de comercio justo.

REFLEXIONAR / REPENSAR

La información y la educación ambiental son claves para que los ciudadanos puedan repensar su manera de consumir.

Las decisiones coherentes con esta postura son muy diversas: elegir bienes y servicios comprometidos con el medio ambiente, caminar, ir en bicicleta o en transporte público en lugar del coche privado, apoyar el uso de las energías renovables y huir en lo posible del uso de combustibles fósiles, consumir alimentos frescos, de temporada y cercanos, vestir ropas realizadas con fibras naturales, etc.

Busca también que la libertad personal no se vea tan influenciada por la publicidad engañosa, que vende una determinada y cara marca como la forma de ser feliz. Su fin es que prime el consumo de productos menos dañinos para el medio natural, aunque no sean de la marca “que da la felicidad o el estatus” y que no se consuma por consumir o para llenar otros vacíos.

El buen funcionamiento de las reglas de las R, depende del poder de los ciudadanos. Somos los que podemos marcar las tendencias de mercado para que se creen productos y servicios más ecológicos o menos.

Pienso que todos debemos informarnos, aprender más y tener conciencia de que podemos contribuir para un planeta sano, ya sea en casa o en el trabajo, que no es más que la extensión de nuestra casa.

Por último, quiero recomendarles un documental que vi esta semana, su nombre original es DEMAIN  y en su Facebook oficial lo encuentran como Demain Le Film. Es interesante porque además de hablar de todos los problemas socio ambientales a los que nos enfrentamos en el presente y en el futuro, plantea qué se puede hacer para revertirlos y difunde iniciativas en varios lugares del mundo no sólo a nivel ambiental sino económico y educativo. Lo encuentran en Youtube (hasta que lo saquen).

Tags: medio ambiente, rechazar, reciclar, reducir, reflexionar, repensar, reusar, reutilizar, slow food, sustentabilidad

Add your comments

(If you have a travel question, get your Answers here)

In order to avoid spam on these blogs, please enter the code you see in the image. Comments identified as spam will be deleted.


 

 

Travel Answers about Argentina

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.