Existing Member?

[email protected] de viaje

EDUCANDO EN EL PAÍS DEL KAMASUTRA (III)

INDIA | Sunday, 18 September 2016 | Views [429]

Estudiante de Nalanda V.P. School. Kobardanga.

Estudiante de Nalanda V.P. School. Kobardanga.

La primera semana de trabajo en Calcuta estaba llegando a su fin pero antes de darla por concluida aún nos quedaba una última reunión, concertada desde Madrid, con la ONG Prayasam. En el coche que nos transporta a sus oficinas, en Salt Lake City, comprobamos por última vez su página web y leemos con asombro los perfiles de las personas con las que nos reuniremos, no sólo por sus CV´s sino también por la forma en la que están escritos. Nos alegra ver que se da más importancia a la forma de reírse o entablar amistades que a los méritos académicos.

Nuestra llegada a las oficinas ya augura un cambio. EL CAMBIO. El barrio de Salt Lake City es diferente a la Calcuta que conocemos. Las calles tranquilas y limpias en un entorno residencial de casas bajas parecen más propias de películas americanas que de un barrio de Calcuta y sus oficinas desbordan color y alegría. Dibujos y frases motivacionales adornan las paredes, seguramente elaboradas por niños como los que se muestran sonrientes en decenas de fotos colocadas por todas partes.

Mientras esperamos al comienzo de la reunión nos ofrecen la memoria anual, donde vemos en detalle el trabajo de la ONG, nuevos proyectos, su presupuesto y sus colaboradores. Entre estos últimos se encuentran UNICEF, Adobe Fundation o Stanford University. No podemos evitar sentirnos un poco abrumados pues AdC es una ONG pequeña que, seguramente, no pueda asumir los mismos compromisos como colaborador que, por ejemplo, UNICEF. Pero desde el primer momento que contactamos con Prayasam nos une un vínculo inquebrantable: la convicción que los niños de Nalanda V.P. School pueden tener un futuro mejor y la ilusión que algún día, trabajando juntos, sus sonrisas formarán también parte de la decoración en sus oficinas.

El orden del día que teníamos apuntado en nuestras libretas se desvanece tras las presentaciones iniciales. La directora de la ONG, Piyali Ma’am (como todo el mundo le llama), no necesita que le enumeremos los problemas por los que atraviesa la escuela. Ella ya lo sabe, lleva más de 20 años dedicada a la educación de niños de los barrios marginales (slums). Su discurso, que ni se nos ocurre interrumpir, es una lección magistral sobre educación, infancia, comunicación, psicología y humildad. Piyali Ma’am, la que apodamos la nueva Gandhi de la educación, no para de recitarnos sus mantras sobre la importancia de empoderar a los niños (“Empower young minds” dice constantemente) pues es el pilar que sostiene la educación que ellos imparten. Empoderarles significa darles las herramientas apropiadas para que puedan desarrollar todo su potencial. De esta manera los niños vuelven a apoderarse de lo que los adultos nunca debieron arrebatarles: independencia, creatividad, aspiraciones, comunicación, confianza, liderazgo y un sinfín de lo que llamamos soft skills, no solo útiles en la infancia sino para el resto de sus vidas. Nuestro silencio delata nuestra admiración, no sólo acabamos de aprender sobre educación e infancia sino que en una hora Piyali Ma’am nos ha guiado por el mejor coaching personal en el que ninguno hayamos estado. Cada una de sus palabras, estoy seguro, valían tanto para vender el programa de  Prayasam como para empoderarnos a cada uno de nosotros mismos. Joder, si hasta deberían convalidarnos una diplomatura de magisterio o psicología sólo por escuchar a esta mujer

Por si fuera poco la joven Mili, que se presenta como la Documentary Manager, nos cuenta la metodología innovadora (que tanto importa al Brother) para llegar a conseguir tal milagro. Se trata de talleres donde las artes escénicas juegan un papel importante. Bailes, dibujos, marionetas, proyección de películas y role-plays son algunos de los instrumentos mediante los cuales poder llegar a la confianza de los niños y así, poco a poco y sin necesidad de “clases teóricas”, desarrollar, jugando y riendo, todas estas soft skills.

Aunque ninguno deseaba que Piyali Ma’am finalizara sus enseñanzas, la reunión termina, nos despedimos formalmente y una vez fuera nos decimos todo lo que hemos callado en la reunión para evitar parecer desesperados: NECESITAMOS ESTA EDUCACIÓN PARA LOS CHAVALES!!!! CUESTE LO QUE CUESTE!!!

Nuestro principal objetivo, un programa de educación sexual, casi no se ha tratado durante la reunión y es lo de menos. Durante la semana hemos descubierto, en el trabajo de campo (también conocido como jugar y hablar con niños y niñas), que la principal carencia en el colegio no es la educación sexual sino la falta de confianza, de aspiraciones o de personas adultas que escuchen sus problemas reales, entre otras. Y justo cuando estas preocupaciones comienzan a nublarnos la mente aparece Prayasam y el combo Piyali-Mili (Pili-Mili) para ofrecernos, sin pedirlo siquiera, soluciones que despejan todas nuestras nuevas inquietudes.

De nuevo redefinimos nuestras prioridades. El programa de educación sexual que ofrece Arup ya no nos vale, aunque lo hubiéramos firmado sin dudar el mismo día que nos lo presentó. Ahora lo vemos tan lejano y anticuado que nuestra prioridad para la próxima semana se convierte en convencer al Brother, que aunque Arup ofrece una buen programa, PiliyMili van mucho más allá, cubriendo otras mil carencias que tiene la esuela-hogar Nalanda V.P.

Por fin llega el ansiado fin de semana, en el que podíamos haber descansado y bajar el ritmo. Pero elegimos descansar en la siguiente vida y hacer una excursión de un día y, además, cerrar la semana con otra reunión con el Brother y los psicólogos del colegio.

Así que el sábado nos acercarnos a Bishnupur, una pequeña aldea a 4 horas de Calcuta, para tener el primer contacto con la India rural. Bishnupur cuenta con unos 10 templos de terracota rojiza muy bien conservados y recuerda, en cierta manera, a los templos de Bagan, en Myanmar, aunque está lejos de sus 4.000 templos para considerarse un gran atractivo turístico y poder aparecer en la portada de la Lonely Planet.

El domingo, en cambio, volvemos al trabajo y preparamos la reunión con el Brother y los psicólogos, a los que tenemos que involucrar en el proyecto para que lo vean como una oportunidad y no como una amenaza, pues en realidad afecta directamente a su trabajo en el colegio. Y aunque el Brother insiste en que las fantasías sexuales y las masturbaciones distraen a los alumnos de sus estudios, todo marcha según lo planeado, con el apoyo de los piscólogos, y la semana, ahora sí, acaba tranquila.

Y sí, el Brother habló de masturbaciones y también que encontró un condón en una taquilla de un chaval y eso le preocupaba. Sonrío porque me recuerda al anuncio de los 90 con el slogan “Póntelo, pónselo” (que por cierto, es como el resto del grupo de AdC nos apodaron) en el que un profesor encuentra un condón y enfadado pregunta a sus alumnos de quién era. Pues, ojala llegue el momento que en el colegio nadie se escandalice por encontrar un condón en una taquilla de un adolescente. Aunque hayan pasado 26 años del anuncio y a la sociedad India le falte un mundo para llegar a ese momento, el trabajo de esta primera semana ha sido un pequeño paso, aunque el más importante, para lograrlo, por lo menos, en el colegio de Nalanda V.P.

Tags: education, gandhi, piliymili, soft skills

Add your comments

(If you have a travel question, get your Answers here)

In order to avoid spam on these blogs, please enter the code you see in the image. Comments identified as spam will be deleted.


 

 

Travel Answers about India

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.