Existing Member?

9 meses por el Sureste Asiático ¡El viaje de nuestras vidas!

El Khmer Rouge

CAMBODIA | Saturday, 19 July 2014 | Views [351]

La visita a Phnom Penh fue triste y desgastante, dado que la capital de Camboya es una de las cicatrices más grandes que quedaron del Khmer Rouge. Hoy en día, las prisiones y campos de exterminio se explotan como sitios turísticos, pero nos recuerdan tanto a los camboyanos como a los turistas los horrores que vivió este pueblo bajo el yugo de Pol Pot.

 Para quien no lo sepa, Camboya fue grande en los tiempos de Angkor, pero después de ser saqueada por los tailandeses, colonizada por los franceses y bombardeada e invadida por los estadounidenses, hubo un loco conocido como Pol Pot que gobernó y casi mató a su pueblo. Este hombre se llenó la cabeza de ideas marxistas radicales y creó un tipo de "socialismo" en su país cuyo objetivo era hacer económicamente independiente a Camboya exportando arroz más que ninguna otra nación, por lo que mandó matar a los débiles, a las personas mayores y a los enfermos, y todos los demás fueron forzados a trabajar en el campo hasta 16 horas al día, comiendo sólo arroz hervido una o dos veces al día. Las personas fueron obligadas a dejar sus casas en las ciudades y desplazadas al campo, las familias fueron separadas, y todo aquel que estuviera en contra del régimen o representara un peligro por ser crítico o siquiera inteligente, era ejecutado. Se le cambió el hombre al país llamándolo Kampuchea y se proclamó como Año Cero al día en que el Khmer Rouge comenzó a gobernar. Durante los 3 años, 8 meses y 20 días que duró esta pesadilla, murieron casi 2 millones de personas, ya sea en las ejecuciones, por hambre o por enfermedades originadas por las duras condiciones de vida a las que fueron sometidas las personas. Los camboyanos que apoyaron al régimen o que lo seguían por miedo mataban a sus compatriotas, y lo peor de todo es que ninguna nación, excepto Vietnam, hizo nada por impedir la masacre. La recién victoriosa Vietnam no pudo mantener los ojos cerrados y liberó al pueblo camboyano, desatando la ira de China. Aún así, Vietnam logró derrotar a los chinos y los mandó de vuelta a casa igual que a los estadounidenses, pero el mundo entero siguió pasando de largo, la ONU permitía que los representantes del Khmer Rouge se sentaran en el asiento que le corresponde a Camboya y no se logró enjuiciar a los responsables del genocidio hasta muchísimos años después, demasiado después para mi parecer. Pol Pot tuvo una vida llena de lujos, disfrutó de su familia y de sus nietos y murió de viejo en su casa sin ser condenado, pues todavía se estaba llevando a cabo el juicio en su contra. Es que casualmente los países pobres, los que realmente necesitan ayuda y justicia, esos no le importan a la dichosa ONU, que sólo sirve al país que le da cede.

En fin, que en Phnom Penh vimos el Palacio Real, la Pagoda de Plata y el Monumento a la Independencia, pero lo que más nos marcó fueron los campos de exterminio de Choeung Ek y la prisión de Toul Sleng. Esta prisión había sido una escuela, pero las fuerzas de seguridad de Pol Pot la convirtieron en la llamada "prisión 21" (S-21), donde también había cámaras de tortura y se mantenían archivos y fotografías de todos los prisioneros. La mayoría de los que pasaban por la S-21 terminaban sus días en los campos de exterminio, donde se les mataba a golpes con algún objeto puntiagudo en la cabeza para no "malgastar" las balas. Aquí también se mataban mujeres y niños, y una vez que el país fue liberado se encontraron más de ocho mil cuerpos enterrados en las fosas de Choeung Ek. Aquí se construyó un monumento donde se mantienen los cráneos, las ropas y otros huesos y pertenencias encontrados, para rendir tributo a las víctimas, pero también para que el mundo siempre recuerde lo que pasó aquí, con la esperanza de que no pase esta atrocidad en ningún otro país.

Mientras tanto, aquí los viejos esperan que se encarcele a los pocos líderes del Khmer Rouge que aún permanecen con vida y la nueva generación lucha por sacar a este bello país de la miseria. Unos pocos ricos se pasean en coches de lujo por la capital, como pasa en todos los países tercermundistas, y los demás siguen sembrando arroz y trabajando duro para mandar a sus hijos a la escuela y para que puedan aprender inglés, quizá para que ahora sí el mundo y los escuche.

Tags: choeung ek, genocidio, khmer rouge, phnom penh, s-21

 

 

Travel Answers about Cambodia

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.