Existing Member?

Bitacora

Sydney a Noosa por $3.50

AUSTRALIA | Wednesday, 9 June 2010 | Views [821] | Comments [2]

Apenas llegue a Australia, OZ como le dicen aca (por "Aussie") no necesite tener un doctorado en matematica para darme cuenta que todo estaba mas o menos 4x mas caro que en nuestro querido pais natal. El dolar australiano esta solo 10% mas barato que el de USA, y aca casi todo cuesta AU$ 3.50, no importa que, un meatpie, un cafe, media hora de internet, el bus, la cerveza, un barco que te cruza de un lado al otro de Sydney. Parece como si se hubieran puesto todos de acuerdo para llenar a los viajeros de monedas, que al reves que lo habitual cuanto mas grandes y pesadas, menos valen.. Asi una de 20 centavos te va a agujerear el pantalon, pero no te va a alcanzar ni para un caramelo Mentos (suelto)..

Fue asi como despues de recorrer Sydney de arriba a abajo y de derecha a izquierda, metiendome en todo callejon de la ciudad (The Rocks, Darling Harbour, Opera); en todo sendero de los alucinantes Royal Botanic Gardens decidi irme lo mas rapido posible hacia el norte a encontrarme con lo que realmente venia a buscar de este lado del mundo: playas, aguas calientes (o no frias), pipelines y gente con la cual compartir un buen fogon despues de un dia de surf. Por consejo de Ryan, un local buena onda que habia hecho la costa Este unas 15 veces de punta a punta, el "dedo" era la mejor forma de ahorrar unos mangos, conocer gente, y llegar a donde queria: la Golden Coast. Asi es como despues de tomar un bus hasta una ciudad 500kms al norte de Sydney, decidi largarme a la ruta con mi bagaje a cuestas y muchas ganas de llegar.

Asi es como Jenny y Mike, una joven pareja americano-australiana, me llevo hasta Lennox Heads en su camioneta. Mike no tuvo problema en dejarme el asiento de adelante al lado de su mujer, mientras el cuidaba a su ninio de 8 meses en el asiento de atras y me contaba sobre el rugby, el surf y otras de sus tipicas actividades viviendo en Ballina, un pueblo cercano a Lennox Head. Eran las 11am del domingo 23 de mayo cuando me dejaron en el YHA de Lennox Heads, una de las 4 mejores playas del pais para surfear. Nunca antes habia pasado por tal estado de felicidad al ver el mar y la gente metiendose al agua buscando las olas, una derecha perfecta de unos 6 feet (1.80mts aprox) que corria unos 300 mts desde el punto de quiebre de la playa. Otro extasis fue saber que el mejor punto de quiebre estaba en las rocas de la punta, unos 2km mas al sur, donde estaba propiamente la "Lennox Head".

A pesar de que el mar era perfecto, como lo habia soniado durante los 6 meses desde que empece a planear el viaje, Lennox no era la ciudad mas animada de la costa en Mayo. Teniendo en cuenta que ya de por si Australia esta bastante vacia, y casi siempre se siente la sensacion de "y donde esta la gente?" (son 20 millones de humanos en un pais grande como todo Europa), en Lennox esta sensacion de vacio se agranbaba por ser un lugar de playa que solamente en Verano cobra vida. En este escenario, mi hostel YHA solo tenia 2 huespedes, un camionero de Canberra que estaba haciendo noche ahi de casualidad y usaba unos molestos shorts verdes y musculosa, y una mochilera Francesa, con juanetes demasiado grandes y que se dedicaba a escribir su diario y no a socializar..

Despues de buscar una tabla para comprar en el pueblo, que seguian caras, y convencido de que tenia que haber un lugar mejor, ese mismo Domingo a la tarde decidi hacer un nuevo dedo hacia Byron Bay, lugar del cual tenia buenas referencias. Pude dejar atras este pueblo fantasma gracias a Joe y Ariana, una joven pareja techno-hippie que viajaba en busca del calor (en invierno) y del clima templado (en verano) en una gran Van, equipada con colchon, heladera, utensillos, ropa, tablas de kite y surf, y excelente musica super diversa. Estos Canberranos tenian una vida envidiable ya que al ser ambos diseniadores web/programadores, podian viajar llevando no solo su casa a cuestas, sino tambien sus computadoras y pads con los cuales trabajaban y vendian sus servicios. Para mi sorpresa cuando me subi a la chata en aquella estacion de servicio perdida, en la parte de atras habia otro "libre-viajero" (free rider), Hans, de Austria, que a diferencia mia solamente llevaba como equipaje una micro mochila con un par de papeles, y un longboard. Este limado de 26 anios estaba durmiendo a la interperie en la playa de Byron o tambien dentro del faro, comia pan con nutella y cosas que la gente le regalaba en el camino y surfeaba de sol a sol. En palabras de Joe, que manejaba la chata y me orientaba un poco para mi viaje, Hans era "inspirational", y yo asenti.

En unos 30 minutos llegamos a Byron Bay. Superando toda expectativa, ademas de ser un paraiso en la tierra, esta enorme bahia con mas de 20kms de playa, un faro del 1901 increible (el punto "mas al Este" de toda Australia, segun el letrero del camino llegando al faro), y olas que poco tenian que envidiar a las de Lennox, Byron resulto ser un lugar con muy buena vibra, con hippies barbudos, gente descalza, negocios hindues, pubs muy accesibles, y gente por todos lados. Me aloje en el Backpackers Inn, el hostel mas cercano a la playa y con la mejor onda. Desde el room 1 donde estaba mi cucha, cruzando el jardin, pasando una via de tren abandonada y un leve medano, ahi abajo, la gran playa, la rompiente del "wreck" (barco abandonado), las olas y la gente paseando sus perros o disfrutando el sol.

Como era probable, algunos roces no tardaron en llegar dentro de esta mini comunidad surfer/backpackers/bohemios que hacia a la vida de Backpackers Inn..

Parte 2

Despues de algunas horas conociendo Byron Bay, decidi ir por mi tabla. Por recomendacion de Jeffrey, un hippon local que tenia mas olas corridas que Kelly Slater y los cuatro ultimos campeones mundiales juntos, el mejor lugar para buscar gangas era el shop de Bylesly. El negocio quedaba a un par de cuadras del centro, donde Bylesly mismo te atendia casi sin ganas mientras tomaba cervezas con sus amigos disfrutando de las ganancias de su compra-venta de tablas, trajes y accesorios nuevos y usados.
Despues de regatear durante media hora con este ex-campeon local de surf devenido en bebedor, consegui una buena ganga por una 6.7' modelo IN Sight del shaper Gregg Webber, una linda tabla rapida ideal para mi perfil. Con tabla nueva bajo el brazo estaba listo para unos 15 dias a puro Byron. Ya no me importaba nada mas, ni que comer, ni conocer demasiada gente, ni baniarme. Me meti ese mismo lunes en la rompiente de The Pass, en la punta justo abajo del faro, 15 minutos trotando desde BPI. Despues de 3 horas en el agua y viendo mi piel casi violeta, me di cuenta que todavia me faltaba un accesorio clave: un neoprene (el agua no estaba tan caliente como pensaba). Igualmente segui en el agua hasta que se puso el sol a eso de las 17.15 (en Australia el reloj pareceria estar corrido porque 6.15 am ya es de dia, pero a las 18 ya estas listo para comer algo y irte a dormir..)
De vuelta en el hostel me plantee pegar buena onda con todos, pero ya habian varios bandos semi cerrados, en los cuales no parecia encajar, al menos por ahora. Estaban los franceses, que a pesar de ser mochileros cocinaban comidas a todo lujo con especias, jamon crudo, acompaniamientos, y casi no hablaban ingles; seguian los infaltables rockeritos con sus charangos, guitarras y tamboriles, dedicados exclusivamente a salir con chicas; los alemanes, serios y poco confiados; las suecas, etc. Cuando ya pensaba que iba a estar un poco solitario por unos dias, me hice amigo de un tal Lucca, del norte de Italia, que tambien estaba en busca de olas y ponerle buena onda al hostel. Despues me hice amigo de Nikko, aleman-holandes, que vivia en el estacionamiento en su Ford Falcon rural (aca se siguen haciendo y son flor de auto!); Nikko aprovechaba todos los servicios del BPI, tales como cocina, duchas calientes, jardin y pileta, etc.. De dia surfeaba y de noche hacia unos mangos pedaleando bici-taxis para llevar a todos los turistas de vuelta a sus casas despues de algunas copas de mas.
Asi, en un par de dias me hice amigo de casi todo el staff permanente del hostel (casi todos los viajeros se toman aprox 1 mes en cada lugar que paran..). Estaba Tom, el frustrado musico de Manchester, Alex, que buscaba el sentido de la vida escapando a California, Helen, una inglesa que no paraba de hablarme y contarme sus primeras lecciones de surf, Sandra y Hanna, dos alemanas que se dedicaban a sacar fotos artisticas por toda la ciudad, los serios Simon y Robb, tambien de Alemania, que resultaron ser grandes companieros a la hora de ir al pub y descontracturar un poco.
A los 5 dias viviendo en Backpackers Inn, no podia caer de mi asombro con otro dato relevante: de los 20 o 25 personas que vivian ahi, unos 15 trabajaban en el hostel para pagarse su lugar, y otros 5 eran habiles vividores, que tenian sus carpas en la playa, o bien vivian en sus autos, y usaban el hostel como refugio (gratis).. Por lo cual, haciendo cuentas rapidas, eramos aprox 5 huespedes los que bancabamos todo el circo, personal, seguridad, impuestos, luz, etc jaj Un balance que no cierra por ningun lado, pero bueno asi es Australia, hay muchas cosas que funcionan y nadie sabe bien como. Obviamente casi nadie tampoco realmente pagaba por Internet, casi todos sabian una clave de wi-fi que me hizo las cosas un poco mas faciles cuando pude acceder a la misma a traves de algunos contactos.
Asi pasaron las siguientes dos semanas, buscando los mejores puntos para sufear: The Pass, The Wreck, y la paradisiaca Tallows Beach, una gigante playa del otro lado de la Bahia con olas mas grandes y parejas, aguas transparentes y delfines acompaniando a tablas y tablones con gente de todo el mundo. Un par de dias nos escapamos con varios amigos en el auto de Niko a Lennox Head. Especialmente el dia que paso un tifon por la zona, un Martes, decidimos ir corriendo al breakpoint de la punta de Lennox. Lucca, Nikko y el recien llegado Jonathan (un colega argentino que hace unos 6 anios habia emigrado a Espania y ahora dedicaba 1 anio a recorrer Australia mientras la crisis pasa por Europa) tuvieron poca suerte al entrar al agua cuando bajamos por las piedras. Despues de que yo habia entrado, una gran ola los tiro de vuelta contra las rocas y corales, cortandolos en muniecas, tobillos y brazos.. Como me comentaron cuando nos reencontramos en el agua unos 30 minutos mas tarde, se habian quedado afuera hasta cicatrizar los cortes para no atraer a los innombrables (tiburones). Dificil olvidarse ese dia en Lennox, con grandes y pesadas olas pero muy lindas, un swell de 12 pies (4mts) directo del oceano despues de la tormenta, y una suave lluvia todavia barriendo el agua con un arco iris en el fondo..
El dia final llego, Sabado 5 de Junio me despedi de todos con un excelente fogon en BPI a la noche, donde un cantante local frustrado de los que deambulan por los hostels costeros nos deleito con variada musica, Radiohead, U2, Snow Patrol, Nirvana, etc. Este personaje era una copia fiel de Marley (no Bob, sino Marley el de "360 todo para ver") pero mas flaco.. y a pesar de que su guitarra sonaba 10 puntos en los amplificadores, tenia la voz mas fina que la Castafiore! Otras noches nos habian venido a visitar malabaristas con fuego, bailarinas, artistas plasticos (aborigenes) y varios otros personajes. Las noches generalmente seguian en el Beach Hotel, con bandas en vivo y buena cerveza, Cocomangos (la disco local), o Cheeky Monkeys, un pub-resto-disco ultra turistico pero muy divertido a la vez, con todos los ultimos hits, pool, mesas sobre las cuales se bailaba despues de comer Chili-Mexican u otras comidas chatarra, y con chicas de todo el mundo, mayormente sajonas.
El Domingo 6 tipo 12pm encare la ruta nuevamente. Pancho fue la primer alma caritativa que me llevo esta vez. De origen Chileno pero ahora vivendo hacia 30 anios en la Costa Dorada, no tuvo problema con cargar mi tabla de 6.7 pies en su version local de Chevrolet Corsa; me arrimo unos 50 kms hacia el norte y me ayudo a escribir un cartel que leia "Noosa" para evitar que me lleven de a puchitos inutiles.
El segundo amigo del dedo fue John, medico anestecista retirado australiano de Brisbane, de padres ingleses emigrados hace 40 anios a OZ. La charla con John fue poco abundante, se limito a preguntarme un par de cosas basicas y llevarme en el asiento trasero (el asiento de acompaniante quedo bloqueado por la tabla) con su perrito blanco. Ya eran las 16.30 y el medico me dejo en la Salida Nro 30 de la autopista, cerca de Brisbane. La cosa se puso mas aspera porque los autos iban muy rapido y ya casi no habia luz.
Ya sobre el limite, a las 17.05 me levanto David, un borrego que volvia de jugar al Futbol Australiano, esa mezcla de rugby y futbol que como me explicara este pelirojo de ascendencia Irlandesa, tiene 18 jugadores y 6 suplentes en cada equipo, y cada partido dura aprox. 3 horas divididas en cuartos. Me llamo la atencion un cartel con una "P" en el parabrisas del auto entonces le pregunte que queria decir. El novato conductor me explico que como tenia 19 anios solo podia manejar con ciertas limitaciones, lo cual me parecio raro.. Como ya era de noche le pedi que me dejara en la ruta pero CERCA de algun poblado por si ya nadie me levantaba, me dijo "Si si, por supuesto". 18.30 hs, reconociendo mi derrota ya que ahora nadie me levantaba en la darsena donde me dejo David, decidi ir a North Lakes, el pueblo "cercano". Resulta que cerca en OZ equivale a 4.5kms caminando por el borde de la ruta, con equipaje y tabla de surf a cuestas..... Muy mala novedad, pero apaciguada por buena musica en mi ipod y muchas ganas de llegar a Noosa.
Despues de una parada rapida a comer algo en North Lakes, un distrito comercial pero Sin casas cerca, decidi que no iba a pagar $85 para dormir en la taberna local, entonces para asegurarme no volver a fallar, me puse en una entrada a la ruta que decia claramente "Sunshine Coast", de forma que cualquiera que me levantara fuera para alla si o si. Ya 20.30 hs, equivalente a la 1am en hora de Argentina un semi aborigen con cara de pocos amigos me levanto en un especie de Renault 9 bastante roto y me acerco hasta Caloundra, un pueblo costero bastante potable, con McDonald's, KFC's, Hungry Jacks y todas los tipicos shops y bares de un pueblo de mas de 2000 almas en Australia (son casi todos iguales los pueblos), con un cuartel de policia, un colegio y bastantes viejos. Despues de una noche en un hostel de $20 perdido en este pueblo, finalmente el Lunes 9am decidi tomarme un bus que por $3.50 me llevaria hasta Noosa recorriendo pueblos de la costa con nombres tan raros como Moochyndra, Coolona, y otros tantos nombres en honor a las varias tribus que originalmente dominaban esta increible parte del mundo, comiendo carne de Kangaroo y pescando en el mar y lagunas internas.
Llegar a Noosa desde Sydney por AU$3.50 fue toda una osadia, pero valio la pena arriesgarlo todo a lo largo de estos 1069 km y conocer a toda esta gente increible, inmigrantes, sajones, surferos y viajeros. Muchas cosas increibles quedarian por descubrir en Noosa Heads, Hervey Bay y la salvaje isla de Fraser.

Tags: golden coast, hitch-hicking, no hay koalas, playa, surf

 

Comments

1

lucas hasta ahora una locura el viaje! segui escribiendo que lo haces excelente!

Abrazo, Ben

  Benja Jun 11, 2010 7:33 AM

2

Lucas, ayer recibí de tu madre tus excelentes relatos!! Seguí contandonos tus aventuras que son muy interesantes! Además hemos descubierto en vos una veta de escritor muy interesante; realmente uno vive casi en carne propia lo que contás. Anoche hasta soñé con los dingos!!!
Saludos, Rosita y Juan

  Rosita Jun 23, 2010 4:05 AM

About lukas


Follow Me

Where I've been

Photo Galleries

Highlights

My trip journals


See all my tags 


 

 

Travel Answers about Australia

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.