Existing Member?

Siempre un poco más lejos La infantería nunca retrocede, da media vuelta y avanza.

In péctore

SPAIN | Wednesday, 9 April 2008 | Views [1202]

Intento plantear cada viaje de la manera más libre posible para poder elegir el camino sobre la marcha y porque siempre surgen contratiempos contra los que a veces es mejor cimbrearse como un junco (esto último lo aprendí de David Carradine en Kung-Fu). Sin embargo siempre llevo una ruta in péctore, como esas promesas que da reparo formular por miedo a incumplirlas. Una ruta que podríamos denominar “London Inspection”… en lo hondo del pecho, para los no políglotas ni fans de Les Luthiers.

Pero como ya tengo cierto bagaje -que me quiten lo viajado- me voy a permitir hacer un esbozo de mi ruta: quiero retomar en Estambul mi anterior viaje y dirigirme hacia el Este. Primero por Turquía e Irán, países donde ya estuve pero en los que aún hay mucho que me gustaría visitar, y luego Asia Central. Mi meta es Samarcanda, una de esas ciudades cuyo solo nombre las hace ya merecedoras de una visita, como Tombuctú o Babilonia.

Me gusta ponerme una meta porque pienso que un viaje, una aventura, no tiene sentido sin un objetivo. Un viaje tiene que ser una peregrinación, la búsqueda de un tesoro.

Cruzaré mis pasos con los de Corto Maltés en “La Casa Dorada de Samarkanda”, quien va a su vez en busca del tesoro de Alejandro Magno, cuyas huellas también he rastreado en mis viajes anteriores. Muchos caminos hay trazados en esa parte del mundo, como el de Marco Polo, cuya casa visité en Venecia, o el del castellano Ruy González de Clavijo en su embajada a Tamerlán.

Todas estas rutas que atravesando Asia desde la antigüedad han servido para el intercambio de mercancías e ideas entre Oriente y Occidente se agrupan bajo un evocador nombre: La Ruta de la Seda. Cree Umberto Eco que “… la vida sirve sólo para recordar la propia infancia […] Cada momento en que consigo recordar bien un instante de mi infancia es un momento de felicidad”. Y quién no ha criado de niño gusanos de seda.

Si llego a Samarcanda quizá luego siga hasta Kashgar y el Taklamakán, y después hasta Xian para completar así la Ruta de la Seda. Y ya que estoy, un poquito más hasta el Mar de la China, el Pacífico. También podría peregrinar a Kazakistán, la patria de Borat… pero eso ya es otra historia.

Comencé el primer viaje en mayo de 2006 con pasaporte nuevo. Dos años después también estreno pasaporte y estoy como niño con zapatos nuevos deseando empezar a cruzar fronteras y estampar visados. Las tapas de los nuevos pasaportes son duras, tiene buena pinta, y esta vez la foto no ha salido mal, espero no tener tantos problemas como con el anterior en el que parecía un fantasma trasparente. Y mi nuevo número está precedido por las letras BC, como la fecha de una batalla antigua.


"¿Doble personalidad? No, no, para nada.... él no llegaba ni a una personalidad"


 

 

Travel Answers about Spain

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.