Existing Member?

Siempre un poco más lejos La infantería nunca retrocede, da media vuelta y avanza.

WP 02 - Palermo

ITALY | Monday, 29 May 2006 | Views [2311]

Para aquellos a los que no había incluido hasta ahora en la lista de correos: soy Pedro Erquicia, y esto es... Documentos TV... ♫ tuntuntuntún, tuntuntuntún, tuntuntuntuntúuuuntuntun ♪♪

Ya, no ha tenido gracia. Bueno, soy Santi, y este es mi segundo informe de posición desde que comencé mi periplo.

(Mendrugo, no te me quejes de los correos, que bien que te morías por leer mi cuaderno de viaje en Nepal. Pues bien, este "impresionante documento" es una trascripción de las notas de mi actual cuaderno, corregidas, ordenadas, y extendidas. Vas a pagar cara tu osadía, y por tu culpa, un puñado de inocentes.)

Saludos a todos ellos desde Palermo. Comenzaré donde lo dejé la última vez...


NÁPOLES

No todo fue malo en Nápoles, el museo arqueológico vale realmente la pena. Empujado por los sentimientos que me inspiro esta ciudad, enriquecí los "fondos" del museo con una pieza escultórica de mi cosecha. (Diana, recibirás información ampliada sobre este asunto, que sé que tanto te interesa).

Finalmente decidí tomar el ferry nocturno en dirección a Palermo. Los instantes que preceden a la partida, desde el desamarre hasta que el barco comienza a moverse, tienen algo especial: la gente esta expectante, inquieta, se nota una agradable excitación, algo casi eléctrico, y no pude resistirme a la idea de dar una vuelta a la cubierta para observar al resto del pasaje. Cuando ya tomamos velocidad la tarantella de Sabina hubiese quedado que ni pintada como banda sonora:

Addio Napoli, addio... (voglio una donna!)

Un pedazo de canción por lo demás:

♫...bajo el sol que me apuñala
vivo sin patria ni dueño.
como el aire lo regalan
y el alma nunca la empeño
con las sobras de mis sueños
me sobra para comer…

Por cierto, Ramoncín es un gilipollas integral.

A mi no me llega con la dieta que propone Sabina, por eso la complemento con un régimen estricto de pizza y helado (di caffe e limone, per favore). Aquí en Palermo la redondeo con arancinas, una especie de croquetas de arroz rellenas del tamaño del hueco de la mano. Fast food tradicional siciliana. (Tata, hoy tome una como es debido en
la Antica focacceria, te envío una virtual. Ya, ya, senza fromaggio).

Desde la cubierta contemplo la bahía del Nápoles, que así en la distancia es como mas me gusta, el Vesubio, cuyas faldas están salpicadas e futuras Pompeyas, y las islas, a las que no fui: Ischia, Capri... El japonés de mi anterior entrega supongo que después de su segundo intento frustrado ya se habría puesto a cantar esa de ♪Capri, c'est fini ♪.

Cuando se cierra la noche solo se ven ya a lo lejos las luces de la costa desde popa, y la estela del barco. Imposible evitar a Machado:

"Caminante no hay camino, sino estelas en la mar."


PALERMO

Llegamos a Palermo con el día ya amanecido, es sábado 27 de mayo. Por esta ciudad pasaron un número inverosímil pero cierto de pobladores y conquistadores, entre ellos los normandos, que en su simbiosis con los anteriores ocupantes, los árabes, quizá sean los que dejaron la huella que más diferencia a esta ciudad de cualquier otra del mundo.

Yo desembarco con pinta de normando: barba de dos semanas, pelo crespo y sucio, el rostro y los colmillos algo más afilados, y, sobre todo, oliendo a normando.

Como soy consciente de que llevo excesivo peso en la mochila hago la prueba de ir con ella a cuestas hasta el centro de la ciudad, y aunque compruebo que la puedo cargar durante más de media hora, aun me queda mucho lastre por soltar, como mi camiseta de "ROMANES EUNT DOMUS", que cumplió su ciclo vital en Pompeya. A propósito de La vida de Brian, y para iniciados en los Phyton's: escuchando a Vivaldi para ambientarme en Venecia descubrí que los Phyton's escogieron como sintonía una de sus composiciones, el "Concierto para mandolina, cuerdas y címbalo en do menor", música compuesta a mayor gloria de Jehová… “¿Alguien ha dicho Jehová?

Un ítem: con el debate este sobre la eutanasia aprovecho para proponer el ♪ Dame veneno ♪ de Los Chichos como sintonía para las asociaciones pro muerte digna.

Total, que me alojo en el Hotel Confort, en pleno cogollo de la ciudad, donde ya estuve hace más de cinco años cuando vine a visitar a mi hermana. Hoy sigue siendo posada de erasmus, y sigue siendo cutre, lo que cuadra perfectamente con la filosofía del viaje.

Sea por mi pinta de normando, o porque ya es la tercera vez que visito la ciudad, me encuentro a gusto desde el primen momento. En mi primer paseo encuentro junto a un par de pequeñas iglesias que me son predilectas un café internet, y en seguida consigo que me indiquen una lavandería, aunque aquí, como en España, no se estilan. La lavandería esta en una calle adyacente al Teatro Massimo, donde se cargan a Sofía Coppola en el Padrino III. Las lavadoras van con monedas, así que rememoro mis tiempos british (saludos a los antiguos prestonianos). Mientras se hace la colada veo la clasificación de la F1 en la trastienda con el marido de la dependienta.

Mi primera colada... quizá sea esta la mejor medida de la duración de un viaje: el número de coladas. Permite medir a la vez el polvo del camino que se te ha pegado a la ropa, a la piel y a los pulmones, y el sudor que te ha costado recorrer ese camino.


Me relajo, paseo, me echo la siesta, no madrugo. Mi visita a Palermo, como la de Nápoles, no me la he preparado, de hecho no pensaba pasar por aquí, pero no me hace falta, ya me la conozco, o al menos conozco mi Palermo, que me es suficiente. Me permito el lujo de recorrer la ciudad sin guía ni plano, yendo solo a mis lugares más queridos, o deambulando por las calles del mercado, doblando en las esquinas en las que crece la animación. Los mercados de Palermo conservan un aire medieval, casi árabe. (Pico, disfrutarías con los puestos de pescado. En uno había una pieza de atún de casi un metro de diámetro).
Las calles con nombre de gremio lo siguen siendo de facto, Via Calderai esta llena de tiendas de caldereros, con sus mercancías expuestas en la calle. El rotulo de la calle esta subtitulado en hebreo, pues los caldereros solían ser judíos. Y en todo este batiburrillo no hay nada de turístico o de fingido, Palermo es así. Incluso descubro una calle con varias tiendas de bicicletas a la que le acaban de poner el nombre de Via Biciclettai.

Visitar así la ciudad me permite reparar en pequeños detalles en los que no había caído en ocasiones anteriores, como ese de la Via Bicicletai, o como otra calle que se llama Via Saladino, cosa curiosa: un homenaje a un árabe que derroto a los cristianos en una ciudad cristiana, o como una tienda que están reformando, con aspecto pijo y ubicada en una calle principal que se dedica ni mas ni menos que a "Mantelli e decorazione per Ordine Cavallereschi". Sí, para Órdenes de Caballería, tócate los huevos.
Y yo pensando que sólo iba a saber estas cosas si mi viaje se prolonga unos cuantos meses y llego Tierra Santa, Siria y Jordania, donde se pueden visitar las ruinas de las fortalezas que allí tenían las ordenes de caballería en épocas de las Cruzadas. Y pensando también que eso eran cosas del pasado... si en España Cervantes ya se descojonó bien a gusto de esas cosas con el Quijote hace siglos. Pero, como canta Antonio Vega:

♪ Espacio y tiempo juegan al ajedrez ♪

Ya en Venecia pasé por delante de la sede de los Caballeros de Malta, que en las cruzadas se llamaban Hospitalarios o Sanjuanistas, y que al ir siendo despojados de sus posesiones progresivamente, recalaron finalmente en Malta, obsequio de Carlos (de España I - Alemania V, vaya goleada). Este tal Carlos o Carolo V tiene un par de estatuas colocadas en lugares preeminentes e Palermo, una de ellas en una de las esquinas de los Quattro Canti, las cuatro esquinas que definen el centro de la ciudad, en cada una de las cuales está inmortalizado un monarca español. Pero no me quiero ir por las ramas... hablando de ramas... A alguna rama de los Bonaparte pertenecería Napoleón, que fue quien echó a los Caballeros de Malta de su isla, a la puta calle ("a la pute rue", o algo parecido, en versión original, no Domi?), y quien también terminó con la centenaria y serenísima República Veneciana. Hoy en día estos Caballeros de la Orden de Malta sobreviven como soldados de fortuna, al igual que el Equipo A, en su sede romana obsequio del Vaticano (hay que ver los regalitos que reciben los colegas), y conservan su estatus de estado asociado a las Naciones Unidas, en calidad de observadores... Los Caballeros de Malta nos observan. JAQUE.

En Palermo, al visitar una de esas iglesias predilectas que dije antes, San Cataldo, tuve que pagar el ingreso íntegro sin descuento para estudiante, porque según me dijo la chica "la chiesa e privata". Y tanto, pertenece, como pude comprobar una vez dentro en un libro que se puede adquirir en el hall de la entrada (junto con el libro "Warren tiene todas las respuestas"), que pertenece a... Tacháannnn... Los Caballeros del Santo Sepulcro. MATE.

¿Para que tanto Código Da Vinci si la verdad esta ahí afuera? Para iniciados, una frase impagable de Sazatornil Saza:

"...y en Estados Unidos, qué, ¿hay mucho Opus?"

Sigo con mi homenaje a Antonio Vega con otra jugada de ajedrez, pero en menos movimientos: entre los mosaicos de San Marco en Venecia me sorprendió subido en su columna a San Simón el estilita, columna de la que no esperaba saber nada hasta llegar a Siria, donde se encuentran sus restos (o era en Jordania?. Como diría Warren Sánchez: "Yo qué sé!"). Buñuel hizo un corto genial, "Simón del desierto", sobre ese tipo que se pegó unos cuantos años subido a una columna. Los Auserón lo dijeron bien claro: "Eres tonto, Simón". Buñuel, aragonés, como los Auserón, y como los tipos que conquistaron Sicilia allá por el siglo XIV. Aun hoy quedan por la isla escudos de Aragón, como en Taormina. En fin, que esta isla me toca en algo, si no es por normando, será por aragonés.

Y como homenaje a los baturros (saludos para mañolandia), una de curiosidades históricas: el primer titulo, chispas, de Isabel de Castilla (la Católica), fue de Reina de Sicilia, como consorte de Fernando de Aragón, quien le ayudo después con sus ejércitos a llegar a ser reina de Castilla. Fernando de Aragón fue ensalzado como monarca ejemplar por Maquiavelo en "El Príncipe", así que menos humos, castellanos, que tenéis mitificada a Isabel, y sobre todo, menos humos, catalanes... ¿que es ese invento de la Corona Catalana, o Catalano-Aragonesa? aquí tienen la memoria escrita con sangre, y se acuerdan de "los aragoneses", no de "los catalanes". Bueno, más bien se acuerdan de las madres de los aragoneses.



Ayer asistí a una representación de "Puppi siciliani", unas marionetas de tradición muy antigua, que van siempre sobre las movidas de Carlomagno, Rolando (el de Roncesvalles), Reinaldo, y demás pares de Francia. Supongo que la tradición viene de la ocupación francesa, previa a la aragonesa... "calentitos se fueron". Luego nos devolvieron la estopa los franceses con los dos sitios de Zaragoza, pero siempre nos quedarán Curro Jiménez, el Algarrobo, y Agustina de Aragón (que era de Barcelona).

Antes había estado en la espléndida catedral de Monreale, cercana a Palermo, y su no menos magnífico claustro. ahí estuve varias horas, tranquilamente, leyendo los mosaicos, leyendo un libro, pensando en las polladas que os iba a escribir, y sobre todo haciendo tiempo para ver la F1 en una trattoria donde ya lo tenía apalabrado (ganó Alonso, tutto a posto). No voy a enrollarme con otra jugada de ajedrez a propósito de los mosaicos de Monreale, pero diré que es un placer contemplarlos por libre sin los rediles para los rebaños de visitantes que tienen en San Marcos. Según leí, estos de Monreale son la mayor superficie de mosaicos del mundo desde que un incendio malogro los de Santa Sofía en Estambul, pero así a ojo me parecieron más extensos los de San Marco.

En Monreale estaban celebrando misa, ayer fue domingo, y fue la segunda misa del día a la que asistí, cosa nunca vista en mi curriculum. La primera misa fue en una iglesia a la que entré al principio de mi paseo matutino, antes de desayunar. Y así, en ayunas, tuve una iluminación. El cura era para verlo, como el actor de "Los dos lados de la cama" que le pone los cuernos Alberto San Juan con la hija de Marisol, pero con más pinta de quinqui, con el pelo rizado hasta los hombros. Su sermón iba sobre el reino de los cielos, sobre lo que es el cielo cristiano, y en sus palabras, el cielo es "il regno della comunicativita e della comunione", donde la comunicación entre las mentes inmateriales es perfecta... Y entonces fue cuando me vino la iluminación... ¡Joder, la hostia puta, el reino de los cielos es Internet, el internès! Y ya ha llegado... “el mileniarismo va a llegaaaarrrr. ¡Hablemos del mileniarismo, cojones ya!”. Ahora que me estáis leyendo estamos experimentando el reino de los cielos, Aleluya hermanos!

En fin, después de ver en los Puppi las luchas de los pares de Francia, con mucha acción y mutilaciones, como en las pelis americanas, me pase por la catedral de Palermo, llamada "de los normandos", donde, según un tal Goethe, "Reyes legendarios duermen en tumbas de pórfido". Esos reyes legendarios son, sobre todo, el normando Federico II, y también un puñado de reinas y reyes de Aragón que eligieron esta ciudad para su descanso eterno. Repito, para los desafortunados que cursaron sus estudios según los planes de estudio catalanes: de Aragón, o eso al menos pone en sus lapidas, aunque seguro que Carod argumentaba que fue Labordeta quien falsifico las lapidas para dar por el culo... Carod, un nombre que me inspira coronas de espinas y hace volar mi imaginación también hacia Tierra Santa.

Aprovecho para completar mi homenaje a Aragón, tierra de personajes importantes: Fernando el Católico, Miguel Servet, Goya, Ramón y Cajal, Buñuel, Los Auserón, Bunbury, y cuna de los Borgia. Si amiguetes, los aragoneses somos la polla, ¿os acordáis de cuando nos cargamos la Acrópolis de Atenas? la usamos de polvorín y se monto una mascletá, vaya risas nos echamos. Y cómo hemos degenerado... hoy en día nuestros dos mayores abanderados son Labordeta y Marianico el Corto. Muy triste lo nuestro. Por eso tenemos que estar agradecidos a Cataluña por hacer ondear la bandera de Aragón por doquiera que haya un catalán.



En fin, hoy he hecho alguna visitilla mas por Palermo, y por ser el aniversario de la República Italiana las entradas han sido gratis. Por desgracia el lugar con el que me quedaría de la ciudad, el claustro de San Giovanni degli Eremiti, estaba totalmente andamiado y tapado por restauración, así que me conformo con el recuerdo que ya tenia de este sitio incomparable rodeado de un jardín de limoneros y naranjos, y que conserva todo el aire de Las mil y una noches. Espero que no se lo carguen con la restauración.

Y abandono ya Palermo, si me quedo más me entraría el gusanillo de visitar el resto de la isla, lugares en los que ya estuve y a los que, como a Venecia y Palermo, volveré algún día...

♫Ah but I was so much older then
I'm younger than that now ♫

Dentro de un par de horas me subo en un tren hacia el puerto donde mañana espero embarcar para Strómboli, a cargar las pilas con energía volcánica. Y de ahí a África, hacia esa parte de los mapas que, en tiempos de los normandos, estaba marcada como "Hic sunt leones". Pero eso de África ya no son estas zarandajas de aquí, son palabras mayores que ojalá os pueda escribir en próximos capítulos.

Y aprovecho lo de los leones para homenajear a un "amigo" que no puede leer mis correos, mi gato Pérez, al que echo de menos, con una frase verídica y cierta:"Dios hizo a los gatos para permitir al hombre el placer de acariciar un león."



No sé cuantos habréis llegado a leer hasta este punto. La verdad que me he sobrado, pero espero que lo hayáis disfrutado. Por lo menos yo he disfrutado escribiendo, pero no creo que pueda mantener el nivel de aquí en adelante.

Al que le haya aburrido, que arree y no me venga con murgas.

Por supuesto, la Dirección no se responsabiliza de cualquier opinión vertida en este panfleto, y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Un abrazo general, en la comunión de las mentes inmateriales

Santi


 

 

Travel Answers about Italy

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.