Existing Member?

Siempre un poco más lejos La infantería nunca retrocede, da media vuelta y avanza.

WP 01 - Preludio italiano

ITALY | Friday, 26 May 2006 | Views [2039]

Aquí el tío Santi al aparato. Estoy en Nápoles, la soleada Nápoles, la latina Nápoles, la bella Nápoles... la puta mierda y el carajo de caos que es Nápoles. Pero es sólo una impresión personal, lo que pasa es que no se puede venir a esta ciudad así a las bravas sin prepararse el viaje y sin una buena guía. Como canta Javier Krahe:

No todo va a ser follar,
habrá que documentarse

Para hacer cualquier cosa hay que dejarse los cuernos y todo esta desorganizado de una manera increíble. Resulta que la mejor manera de recorrer la ciudad es en autobús... pero es imposible conseguir información sobre el recorrido de las líneas. Hasta visitar Pompeya, que es la gran atracción, es también un reto: te dan el plano del yacimiento, y cuando vas a visitar los distintos sitios, muchos están cerrados, y también la mitad de las calles del recorrido.

Por eso conseguir que me pusieran las vacunas que me había traído desde España ha sido todo un triunfo, y enviar un paquete por correos también. Hasta encontrar un sitio con internet me ha llevado media hora de pateo y preguntas por el barrio universitario... la polla con cebolla. Y eso que algo chapurreo en italiano... poca miseria, putana di merda.

Sí, estoy un poco quemado, así que este mensaje va a servir de desahogo, pero voy a cambiar el chip y os cuento un mi periplo hasta ahora.


VENECIA me encantó, estuve mas tiempo del que esperaba en un principio, unos diez días, y me la patee de arriba abajo.

Pico, a ver si lanzas la página de Guanche Intrépido y hago una buena reseña con recomendaciones y consejos prácticos como:

- Tomar un café por 0,60 euros (que debe ser record Guinnes en Venecia) en el edificio de correos de Rialto, que en sus tiempos tenía toda su fachada pintada con unos graffiti de Tiziano.

- Descubrir el mosaico de Salomé en la catedral de San Marcos (esta en el baptisterio, cerrado para los turistas).

- Una guía cojonuda: "La Venecia secreta de Corto Maltes"

- Actividades nocturnas: pasear por la plaza de San Marcos escuchando tu música preferida a todo volumen, en modo aleatorio, y que suene, por ejemplo "Changes":

Still don't know what I was waiting for,
but my time was running wild...

- Otro record Guinnes: alojamiento por 40 euros, a 100 m de San Marco, con baño en la habitación, y nada cutre, al contrario. Eso si, hay que volver antes de las 22:30, porque esta regentado por monjas.

Por cierto, que el día que llegue a Venecia lo hice tarde, a las 23:30, pero ya había avisado a las "sorellas", así que me esperaron. Cuando ya estaba tan tranquilo en la habitación después del estrés de los frees (los dos vuelos estaban completos en un principio) y de no llegar muy tarde a la residencia, me acorde de que tenía que meter las vacunas que había traído en un termo dentro de alguna nevera. Bajé, pero allí ya no había monjitas, ni ruido ninguno, ni luces,... la paz de un convento. Así que me puse a buscar una nevera, abrí una de las puertas que daban al vestíbulo, y crucé los dedos para no entrar a las habitaciones de las monjas, hubiese sido una situación muy curiosa de explicar. Por suerte mi instinto arácnido me guió hasta la cocina, dejé las medicinas en la nevera y me di el piro. A la mañana siguiente pude comprobar que no había chafado ninguno de los postres de las monjas

Con las monjas estuve un par de días, luego me fui a otro sitio que estaba igual de bien, con baño, cerca también de San Marco y de una parada de vaporeto, pero sin restricción de horario. (80 euros/noche)

Apenas fui a museos, y visité algunas iglesias, pero lo que hice sobre todo fue patear y descubrir cada uno de los rincones escondidos, ir de vinos a unas cuantas tascas, y enterarme de unas cuantas historias curiosas e interesantes gracias a la guía que llevaba. Pese a que no soltaba el plano, me perdía al doblar cualquier esquina varias veces cada día... en los mapas me pierdo, por sus hojas navego...

Otro consejo de viaje: pasar antes por la calle Kao Shan de Bangkok y sacarse un carné falso de estudiante internacional... en Venecia lo amortizas varias veces cada día. Por ejemplo, asistiendo a conciertos de Vivaldi.

En fin, que todo me salió bien en Venecia,... hasta vi ganar a Alonso en Montmeló, y al Barça la Champions. Solo falta que ganemos el mundial.

Sabiendo que he de volver, me piré en un tren cama para Nápoles.


NÁPOLES. Pese a lo que he dicho antes no esta tan mal. Me está costando meterle mano a la ciudad, pero al final de cada día acabo ganándole la cara. Nada más llegar me fui para el Albergue de juventud, que es la imagen de la ciudad: cutre y desorganizado, pero me he quedado por pereza y por ver si conocía a alguien con quien hacer alguna excursión, pero por ahora todos a los que he conocido se iban ya o bien salían para la costa amalfitana, que tiene que estar muy bien pero no me llama mucho. Total, que el primer día me pateé la ciudad para tomarle el pulso, y como no me gustó mucho lo que vi, decidí hacer lo mas obvio al día siguiente: Pompeya, que me desilusiono bastante (quizá esperaba demasiado) además de que esta haciendo un calor de la hostia, Pachi. Agotado, una de mis ultimas visitas en Pompeya fue una villa donde estaba el famoso mosaico de Alejandro Magno en la batalla de Issos (que alguna vez me había puesto yo de salvapantallas), y yo ya estaba tan hecho polvo que ni me acordaba de que estaba allí, así que me llevé una agradable sorpresa. De vuelta en tren saque fuerzas de flaqueza para parar en Herculano y no me arrepentí, es más recoleto que Pompeya y no esta tan masificado, además era tarde y ya no caía el sol a plomo. De recuerdo me lleve unas teselas de un mosaico del suelo que estaban desperdigadas entre la tierra.

En Pompeya hay un montón de pintadas de la época romana en las paredes, pues estaban de elecciones municipales, y resulta que Nápoles ahora también están de elecciones municipales y tienen todo lleno de carteles. Así que me he acordado de Gabino Diego cuando decía "Este alcalde nos toca las pelotas". No se, igual me ha dado demasiado el sol. Qué tiempos aquellos en que los romanos tenían el poder omnímodo:

ROMANES EUNT DOMUS

Hoy, mi tercer día en Nápoles, me he propuesto, y he cumplido, el impresionante reto de enviar un paquete postal, reto que ayer no superé (no tenían cajas en la oficina de correos a la que fui, alucinante). Luego iba a subir al Vesubio pero se había hecho un poco tarde y he pasado de agobiarme, así que me he venido aquí a contaros mi vida, y luego me voy al museo arqueológico, que se debe estar muy fresquito adentro, a ver entre otras cosas el original del mosaico de Alejandro Magno y Darío III en Issos. Quizás dentro de unos cuantos meses llegue a Persépolis, la capital de Darío que Alejandro saqueó e incendió.

Mañana me subiré con el fresquito de la mañana al Vesubio, a ver que se cuece, y por la tarde me pillo un ferry nocturno a Strómboli, o igual a Palermo, que no estaba en mis planes, pero me esta entrando el gusanillo de volver a una de mis ciudades preferidas.

Joder, igual me he pasado con la chapa. La verdad que lo más chungo por ahora es la falta de compañía, sobre todo en los momentos en que las cosas no salen, pero por ahora sigo con viento en las velas.

Un abrazo para [email protected]


WP 01 (apéndice)

Amiguetes del progressive, heme aquí dándoos la barrila de nuevo.

Tal y como anuncie en el capitulo anterior hoy me subí al Vesubio. También ha resultado ser un fraude, ha sido la última oportunidad que le he dado a la ciudad, por mí que les reviente otra vez el volcán. No lo digo con acritud, así generarían un montón de publicidad gratuita, además ya se sabe que el fuego purifica y renueva. En fin, no entiendo como esta era la ciudad favorita de Fernando de Aragón (el católico).

Me podía haber ido esta mañana Capri con un par de muchachas argentinas que conocí anoche, pero al final he tomado la decisión con el cerebro superior. Me debo de estar volviendo viejo.

También se ha pillado un barco para Capri por segundo día consecutivo un japonés compañero de habitación cuyo máximo objetivo era visitar un sitio llamado "la grotta azzura", o algo asín. Se ha levantado a las cinco de la mañana, con dos cojones. Luego los que nos hemos descojonado hemos sido otro japonés, que sabiamente hoy no ha repetido Capri, y yo, al enterarnos de que hoy también estaba chapada la famosa grotta azzura.

Un tipo curioso este segundo japonés: me ha dado su tarjeta de visita en la que pone que es fotógrafo, pero por ahora solo es un puto estudiante... un tipo con visión de futuro.

Poco más ha dado de sí este día, hace nada se me ha parado por la calle un tipo en motocicleta, y se ha sacado un portátil de su bolsa por si lo quería comprar, me imagino que lo habría robado en la esquina anterior... Es una ciudad curiosa: el otro día paseando por la noche por la calle de la catedral había un grupo de chavales jugando un partidillo en las misma puerta de la catedral. Si San Genaro levantara la cabeza -lo que sería digno de ver, pues murio decapitado- gritaría Maradoooooooona!!! La mano de Dios. Al final le voy a coger cariño a Nápoles.

Se me paso ayer citar otra frase mítica al respecto de las elecciones municipales: "¡Alcalde, todos somos contingentes, pero solo tu eres necesario!" o "¡Que viva el munícipe por antonomasia!"

En fin, ya estoy desbarrando un poco, y quedan solo cuatro horas para que salgan los ferries. Aún me tengo que pensar si me voy a Palermo o a Strómboli. En todo caso cuando este subido en la cubierta espero acordarme de Bruce Chatwin, que decía que... "quizás deberíamos conceder a la naturaleza humana una instintiva necesidad de trasladarse, un impulso de movimiento en el sentido mas amplio. El propio acto de viajar contribuye a crear una sensación de bienestar físico y mental."

Salve


 

 

Travel Answers about Italy

Do you have a travel question? Ask other World Nomads.